Empieza el declive de Samsung.


Desgraciadamente, el camino que parece estar siguiendo Samsung últimamente es dar un paso hacia delante y retroceder dos para atrás: si se confirma la noticia que tratamos en este artículo, los consumidores podemos vernos bastante afectados por la medida que Samsung puede introducir en todo producto que cuente con su marca.

Esta medida consistiría, al más puro estilo Apple con los conectores Lightning, en introducir una serie de un chip de identificación en cada accesorio que fabrique o esté certificado por Samsung,y que los accesorios que no contengan este chip simplemente no funcionen. Eso, junto albloqueo regional de SIMs, haría que Samsung controlase su mercado hasta límites extremistas.

si Samsung llega a poner en práctica esta medida, consistiría en la introducción de un chip que contiene una ID en cada accesorio oficial o certificado por la propia Samsung. Si utilizas un accesorio que tenga esta identificación, funcionará sin ningún problema. Sin embargo, si utilizas un accesorio que no tenga esta identificación, el propio dispositivo no usará el accesorio y no podrás utilizarlo más que como pisapapeles.

En SamMobile comentan que esta identificación llegaría a todo tipo de accesorios y empezaría con el Samsung Galaxy Note 3 como proyecto piloto, hasta el punto de ser tan extremistas como para introducirlo en sus fundas (como las Smart Cover). Esto puede implicar cosas buenas (Samsung controla los accesorios y con ello evitamos errores y fallos de funcionamiento de los dispositivos por usar accesorios de terceros poco fiables), pero las contras que supone esto son muchísimo mayores: esto implica que Samsung controlaría el mercado completo de accesorios para el mayor espectro de Android existentes en este momento. Y todos los aquí presentes sabemos que Samsung no pone precios precisamente asequibles a los accesorios oficiales (y eso sin contar lo que subirá de precio el chip al conjunto).

Y por si todo esto no fuera suficiente, tenemos mucho de que hablar todavía: Samsung planea implementar un bloqueo de región, empezando por el Samsung Galaxy Note 3 y continuando por cualquier dispositivo que vaya a recibir una actualización a Android 4.4 KitKat. Esto implica que no podríamos usar una tarjeta SIM que no sea del país donde hayamos comprado el teléfono, eliminando factores como la importación o incluso el tener la posibilidad de comprar una SIM en un país extranjero para usarla durante nuestra estancia.