De 6 meses a 3 años de prision por rootear tu Movil



Comenzó la polémica y los cientos y cientos de interpretaciones. El nuevo Código Penal que se ha propuesto en España incluye novedades con respecto a los que burlen sistema de seguridad. Ya son varios los que hablan de que rootear un smartphone Android podría conllevar una pena de hasta tres años de cárcel. ¿Es esto realmente así?


Mucho revuelo ha comenzado a crearse con esto. Y muchas son las opiniones que están dando los usuarios acerca del nuevo Código Penal. Sin embargo, el problema no son las opiniones que tengan los usuarios en sí, sino que muchas de ellas se están dando sin conocer exactamente a qué se refiere el nuevo Código Penal cuando habla de lo que muchos ya han relacionado con la modificación de dispositivos electrónicos como videoconsolas, smartphones y tablets.


El apartado del nuevo Código Penal que nos interesa dice exactamente lo siguiente:

Será castigado también con una pena de prisión de seis meses a tres años quien fabrique, importe, ponga en circulación o tenga cualquier medio principalmente concebido, producido, adaptado o realizado para facilitar la supresión no autorizada o la neutralización de cualquier dispositivo técnico que se haya utilizado para proteger programas de ordenador o cualquiera de las otras obras, interpretaciones o ejecuciones en los términos previstos en el apartado 1 de este artículo.

¿Indica esto que no se podrán rootear los dispositivos móviles? En principio no.

¿Indica esto que no se pueden rootear o realizar jailbreak, así como liberar dispositivos como iPhone, iPad o videoconsolas de marcas como Nintendo, Sony o Microsoft? Sí, en este caso, sí.

No se podrán liberar las videoconsolas, ni se podrá realizar jailbreak a un iPhone o un iPad. Si nos fijamos exactamente en lo que se dice, no es posible hacerlo.
¿A quién afecta esto?

Como siempre, aquí nos encontramos con algo que hay que interpretar. No sabemos exactamente a quién afecta lo que dice este apartado. Se habla de los que fabriquen, importen, pongan en circulación, o incluso tengan cualquier medio destinado a liberar un dispositivo. Es decir, que se incluye la tenencia, no solo la distribución. Así, no se trata únicamente de páginas web que promuevan y enlacen o expliquen cómo se debe realizar el proceso de liberación, sino que el que tenga las herramientas para llevar a cabo dicho proceso (es decir, el que lo haya realizado jailbreak a su iPhone o el que haya liberado su videoconsola), también puede ser acusado según este Código Penal.

Eso sí, aquí siempre habrá que tener un poco de ojo izquierdo a la hora de ver la situación. No es lo mismo un usuario único que en su casa ha desbloqueado un iPhone, que una web que se dedica, por ejemplo, a explicar cómo hay que realizar el proceso, con enlaces a este tipo de herramientas. Esta web sí que es susceptible de acusación. Lo más probable es que, aunque el usuario también lo es, no se vaya a cargar contra él. Es verdad que viola la licencia de usuario firmada con el fabricante, pero eso ya es otro tema.
Penas de tres años

Lo peor de todo es que las condenas no son moco de pavo. Podrían imponerse hasta penas de tres años para estas personas. Al que modifica su smartphone no le caerá nada, probablemente, pero podría no ocurrir lo mismo con quien está compartiendo enlaces a webs de descargas ilegales, o a aquellos que venden sistemas para liberar una videoconsola. Aun así, son penas bastante importantes como para tratar el tema a la ligera.
Rootear un Android no es peligroso

Sin embargo, en lo que se refiere a los smartphones Android, uno no debe preocuparse. Rootear un terminal con sistema operativo de Google es algo normal, y se entiende que está englobado dentro de lo que es propiamente Android, un sistema operativo libre. ¿Puede una compañía decir en su licencia de usuario que uno no puede rootear un Android? Eso está por ver, porque el uso que hacen de Android les impide compartirlo sin cumplir con esas mismas condiciones. Aun así, compañías como Samsung han afirmado claramente que para ellos no es ilegal rootear un smartphone Android, por lo que es algo que se puede hacer perfectamente en el caso de una de las compañías que pudiéramos esperar que fueran más restrictivas, como es Samsung. Otros ejemplos los tenemos en aquellas compañías que permiten incluso desbloquear el bootloader y que dan las herramientas e instrucciones para hacerlo, como es el caso de Sony y Motorola. Sin duda, podemos afirmar que no hay peligro en el caso de los terminales Android, aunque una interpretación equivocada así lo podría haber hecho parecer. En cualquier caso, siempre habrá que andarse con cuidado cuando hablamos de modificación de teléfono inteligentes, pues sin demasiado esfuerzo podríamos estar incurriendo en una falta según aparece en el Código Penal.