Android superó a Sony y Nintendo En ingresos



Por primera vez los ingresos trimestrales por juegos móviles en Android han superado a los de juegos portátiles de Sony, y más sorprendente aún, de Nintendo, cuya consola portátil 3DS es el dispositivo más vendido de la compañía. ¿Por qué iOS y Android están triunfando en el mundo de los juegos portátiles?




Hace bastante tiempo iOS se convirtió en la plataforma que más dinero ingresa mediante juegos móviles o portátiles, incluso superando a las consolas creadas para tal fin. Sin embargo, el más reciente estudio de la firma de análisis IDC asegura queAndroid se ha unido a esta tendencia, y es que durante el segundo trimestre del año, los juegos Android lograron más ingresos que los juegos portátiles de Sony, o incluso de Nintendo.

Si bien iOS sigue siendo líder en este aspecto, y con una gran ventaja, lo sorprendente del caso es que los juegos Android de Google Play hayan superado los ingresos que provienen de la venta de juegos para la Nintendo 3DS, la consola portátil más vendida en el mundo y la principal fuente de ingresos para Nintendo en la actualidad.




Los motivos de esto no son ninguna sorpresa. Poco a poco se ha notado el decrecimiento de la venta de juegos portátiles, superados por dispositivos móviles como smartphones, tablets y por supuesto, el iPod Touch, que aunque técnicamente no lo sea, es considerado por muchos estudios como "la consola portátil de videojuegos más vendida en la historia".

Por otro lado debemos tomar en cuenta el interés de los jugadores en esta clase de juegos portátiles o móviles, el cual pareciera estar más dirigido a juegos casuales para pasar el rato, y por momentos, más que realmente jugar por horas y horas en una consola portátil, o incluso en un smartphone o tablet.

Un iPod Touch tiene un precio promedio de 200 dólares, casi lo mismo que cuesta una 3DS o una PlayStation Vita (que recientemente vio su precio rebajado). Sin embargo, la gran diferencia está en el precio de los juegos, que en 3DS y Vita ronda los 40 dólares, mientras que un juego para iPhone o para Android se puede conseguir desde gratuito con publicidad o modelo free-to-play, hasta un máximo de unos 6 u 8 dólares por título, en el caso de los más costosos.